viernes, 2 de mayo de 2008

Victoria Francés en el Diari d'Andorra

Victoria Francés cree que la explosión del dibujo gótico responde a un nuevo fenómeno.

La autora de "Favole" trae a La Massana Còmic una recopilación de trabajos que le han traido el éxito en estos últimos años.

La exposición de la ilustradora valenciana Victoria Francés en La Massana Còmic es una de las principales atracciones de esta edición, sobretodo entre el público más joven. La muestra es una recopilación de la obra de la joven autora que aterrizó hace 4 años en el mundo editorial con Favole, un album que refleja universos fantásticos y que ha dejado una marca en el público interesado en ambientes góticos.
En una entrevista con El Diari, explica que el éxito todavía está por digerir y que en estos últimos años ha havido una explosión inédita en cuanto a material de inspiración gótica.


Joan Antoni Guerrero
La Massana



El mundo fantasmagórico de Victoria Francés (Valencia, 1982), que salió a la luz por primera vez con la edición de Favole hace 4 años, se remonta a los tiempos en que la autora era una niña tímida que se dedicaba a "crear en total intimidad". Siempre interesada, sobretodo, en mundos "oscuros y con toques melancólicos", influenciada por películas como Cristal oscuro, Legend o Laberinto, recuerda la ilustradora valenciana.
"Desde bien pequeña he tenido todo este mundo en mi cabeza, me ha atraído, celosa también de enseñar en público todos los dibujos que hacía". Una timidez de la que asegura que ha tenido que aprender a deshacerse para pasar de la niña tímida a la autora de éxito que no para de firmar autógrafos a partir de la salida al mercado del primer álbum, "me tengo que acostumbrar a todo este boom y digerirlo, porque si no te puedes volver loco".

Francés considera que desde la aparición de Favole, el mundo de la edición en España andaba escaso de material parecido. "Antes de este primer álbum no había una publicación que tratara el tema gótico de manera demasiado ancestral y sí que es verdad que la gente se encontraba con una falta de material", afirma la ilustradora. Desde la publicación del primer álbum, el interés del público por la obra de Francés no ha hecho otra cosa que ir en aumento, y ha atraído la atención de muchos seguidores. En Andorra mismo se han podido observar este fin de semana algunas colas en La Masana Còmic, donde la autora ha firmado ejemplares de sus álbumes y donde la han ido a ver algunos incondicionales. "Según me explican los lectores, lo que más les interesa de la obra es la manera que tengo de tratar los temas y la melancolía que expresan los dibujos, es lo que siempre más me subrayan".
La autora considera que ahora se está produciendo un "bombardeo del mundo gótico" que ha hecho que en cuatro años "hayan salido al mercado miles de cosas, desde el campo de la música, con grupos que antes no se conocían y que ahora son más comerciales hasta los nuevos dibujantes de realidad virtual".


Un público amplio

Francés no piensa que su público sea especialmente determinado. Si bien el universo gótico es sobretodo un fenómeno que concierne a grupos de adolescentes, la autora afirma que aún y hay mucha gente joven "que se siente atraída por este tipo de mundos e ilustraciones, mi obra tiene un público bastante más amplio, con todo tipo de gente".

Los universos de los álbumes de Francés se alimentan sobretodo del material más íntimo de la autora. "la obra tiene mucha parte de mí, de todo aquello que siento y que procuro que quede reflejado, pero además de lo que siento yo misma, también me sirvo de lo que me hace sentir la realidad, las diferentes situaciones y experiencias vividas", señala. En general, las ilustraciones de Francés tienen un carácter intimista, con la presencia de personajes de mundos fantásticos y también contienen "mucho de realidad y sentimiento", manifiesta.

En su paso por Andorra, la autora ha hablado también de El Corazón de Arlene, su última creación. "Es un cambio de temática total porque el estilo sigue presente." Con todo, explica que ha mezclado mucho "los temas sociales y el mundo de la imaginación. La realidad es la vida en sí misma y los sueños, la muerte, el sufrimiento...". Respecto al futuro, la autora dice convencida que su obra se adentrará en otros terrenos, ya que se siente llamada a "experimentar mucho más".

A sus 26 años, la edad es un factor que juega a su favor.



Noticia original: http://www.diariandorra.ad/noticies/view.php?SKIN=1&ID=6798
Traducción a castellano:
Kelgar

No hay comentarios: