domingo, 20 de enero de 2008

Crítica de "El corazon de Arlene"


Esta crítica ha sido escrita por mi, Verónica B. Si quieres ponerla en tu blog o web, añade un link. El enlace directo es este.


Al fin después de esperar mucho tiempo, tenemos en las tiendas “El corazón de Arlene”.
Nueva temática, nuevas ilustraciones, y un notorio avance en la destreza de la autora, Victoria Francés.

El libro nos introduce en la historia de Arlene, una joven mendiga de la ciudad de Nueva York que fabrica y vende muñecas para poder vivir. Un día apareció una mancha en la zona cercana al corazón, que llegó a convertirse en enfermedad.
Tras desfallecer por esto, se encuentra en un hospital, donde le operan y extirpan su pecho izquierdo. Además, debido a las sesiones de quimioterapia que tuvieron que administrarle, pierde su cabello. Arlene vuelve a las calles, ahora con su cuerpo mastectomizado, y llevando una simpática peluca blanca.
Sin embargo, el cáncer de mama sigue extendiéndose, hasta acabar con su vida.

Pero Arlene, aunque ya no respiraba, se despertó en un lugar lleno de nebulosas de colores, mariposas y burbujas… Este lugar parecía el mundo de los sueños, en el cual se oían a lo lejos como cientos de latidos de corazón.
La joven no recordaba nada, y cayó en la cuenta de que era una muñeca, y tenía una cicatriz en dónde debería de estar su pecho izquierdo. Sorprendida se percató de que no tenía corazón, y decidió ir en busca de este siguiendo el sonido de los latidos que escuchaba.

En este viaje, Arlene se va encontrando con diferentes personajes. La muñeca va viendo a su paso como es la vida de estos, e intenta comunicarse con ellos, pero nadie puede verla o escucharla. Ella les intenta devolver la felicidad mientras sigue buscando su corazón.

A través del mundo de la fantasía y la inocencia de Arlene, la historia toca temas duros y serios, con un toque muy melancólico. Hace ver la cruda realidad de diferentes aspectos, e intenta mostrarnos que esto se puede cambiar.


A Victoria Francés se le ha conocido por Favole, pero este libro no se parece a la trilogía anterior. A algunos les parecerá que sigue teniendo un aire oscuro, pero más que eso, es el hecho de sufren, que la vida, o el resto del mundo no les ha tratado como se debería.

En cuanto a la técnica, con cada libro se nota un gran avance de Victoria. Todas las imágenes están cuidadas al mínimo detalle. Un color espléndido, con unos retratos muy realistas, dan vida y porque no, belleza a cada uno de los personajes, a pesar de que en ocasiones sean seres “heridos”.
Me han gustado además, las imágenes de portada de cada capítulo, unas suaves acuarelas más pictóricas y de gran expresión. También los detalles de las siluetas en negro en diferentes páginas o al final de los capítulos, y ese guiño a uno de los cuadros más famosos del principio del Expresionismo.



OTROS DATOS

El libro cuenta además con otras aportaciones.

Como Introducción, un texto escrito por Iván Mañero Vázquez, un Cirujano plástico estético y reparador, en el que nos habla del cáncer de mama y de cómo las mujeres no sólo tienen que superar la mella física que les deja esta enfermedad, sino también los aspectos del día a día, y los sentimientos más personales.

En el Epílogo, la propia Victoria Francés nos habla del significado de este libro, las cicatrices, la actitud de la sociedad ante ciertas personas, y sentimientos como la soledad.
También añade una anécdota del pasado Saló Internacional del Còmic de Barcelona, con un chico llamado Joan, y como él en parte es una muestra de los sentimientos plasmados en este libro.
Para finalizar, hace referencia al país de las maravillas que cada uno tenemos dentro de nosotros, como el del cuento de Lewis Carroll; y la indudable influencia del mundo “Dollfie” para la inspiración de Arlene.

A esta parte además, se añade la ya acostumbrada fotografía de Victoria. De nuevo al igual que en Favole 3, el Fotógrafo ha sido Luis Montolio, pero en esta ocasión, es una imagen repleta de fantasia que alude a “Wonderland”.



Pero todavía hay más. En la siguiente página podremos leer “Una mención a las mujeres artistas…”, escrito por Cristina del Valle, Cantante y Presidenta de la plataforma de Mujeres Artistas contra la violencia de género. Aquí nos habla un poco de la mujer en la historia, de todo lo que transmite otra historia, la de Arlene. Y por supuesto, del trabajo de Victoria, que además acompaña a este texto con un autorretrato de ella.

Junto a la biografía de la cubierta, volvemos a encontrar una fotografía de Robert Martex, y como broche final, un hermoso retrato de Victoria Francés hecho por Iván Cáceres. Un pictórico collage, muy gestual y expresivo en dónde se ve a Victoria inmersa en su maravillo mundo de la ilustración


Enlaces relacionados:



Un hermoso libro repleto de sentimientos, que no deja indiferente, obra de una gran artista en crecimiento continuo, Victoria Francés, y acompañada de unas espléndidas aportaciones.

2 comentarios:

Anuska dijo...

Holaaaa
Que extraño que nadie te haya comentado aún en este post, te lo has currado un montón. Seguro que es porque la gente es muy vaga XD

Es una crítica estupenda, muy detallada y personal. Gracias por ponerla, y por dar toda la información del libro.

Sigue tan original con esta página, y que los visitantes se animen a comenta concho, que visitas si que tienes a cientos ;)

Saludos, y gélidos besos

Laura dijo...

Hola.

Interesante crítica.

Me gusta.

He terminado el dibujo que te comente en el fotolog, ya te lo enviaré o lo colgaré en el fotolog.

Besos.

Laura